Hacer una mudanza supone todo un reto. Por una parte porque debemos embalar, desmontar, y transportar todas nuestras pertenencias a un nuevo hogar. Y por otra, porque todo ello genera momentos de estrés, incertidumbre y preocupación que acaba afectando a toda la familia, incluidos nuestros más fieles compañeros: las mascotas. Al igual que nosotros, que nos ponemos más irascibles, nerviosos, inquietos o incluso deprimidos, nuestros animales también pueden sufrir mucho con un cambio de domicilio. Por eso, a la hora de hacer una mudanza con mascotas Debes de tener en cuenta que estos sienten y padecen como cualquier ser humano. No son un mueble más, y su traslado deberá hacerse con mucho cuidado.

En este artículo te damos algunos consejos para que la mudanza con mascotas sea mucho más fácil.

CUIDA TODOS LOS DETALLES DE TU MUDANZA

Tenemos que ser conscientes de que estos cambios en la rutina de nuestros animales les afecta notablemente. Ellos perciben los olores diferentes, los ruidos, el espacio que los rodea… todos estos cambios pueden producirles estrés, por lo que deberemos de estar pendientes de ellos en todo momento. No solo se verán afectados los perros, son muchas más mascotas las que las que se sentirían afectadas con tanto cambio. Desde los hámsteres, conejos, peces, tortugas, serpientes, gatos… o cualquier animal que tengas en casa como animal de compañía. Por suerte, cada vez son más las empresas de mudanzas que piensan en estos pequeños peludos y que nos ofrecen soluciones para que todo se realice de la forma más amena.

LAS CLAVES PARA LA MUDANZA CON ANIMALES DOMÉSTICOS

1º Controla en todo momento donde se encuentra sus cosas. Es importantísimo que separes las cosas de tu mascota del resto de enseres que tengas que transportar, para que en todo momento las tengas a mano. Mete en una caja aparte cosas como el agua, la comida, un cepillo u otras cosas que tu mascota pueda necesitar a lo largo del trayecto.

2º Mantén a tu mascota alejada del ajetreo. Si te has decidido por contratar una mudanza y vas a llamar a una empresa profesional, deberías aislar a tu mascota. Ten en cuenta que para ella estos “intrusos” estarán invadiendo su territorio, y esto puede provocar que se muestre agresiva y desubicada. Evita esto apartándola de las zonas de la casa donde se va a producir más ruido al transportar los muebles. Otra opción, sería dejar a tu mascota con un familiar o un vecino que nos de confianza. Así no le haremos pasar por el proceso de mudanza.

3º Pide consejo veterinario. La visita al veterinario antes de la mudanza será muy importante ya que el establecerá como debemos comportarnos con nuestra mascota. Además, si la mudanza es en el mismo país no tendremos problemas. Sin embargo, en el caso de cambiar de residencia a otros países, será necesario que el veterinario esté informado en todo momento, no vaya a ser necesario colocar alguna vacuna diferente a nuestra mascota de las que ya tiene.

4º Jamás traslades tus mascotas en la furgoneta con los muebles. Como ya hemos dicho no es un mueble, es un ser vivo y podría sufrir en el trayecto por sentirse desubicado. A la hora de viajar con mascotas debemos extremar la precaución. Transportarla en su trasportín o en la parte del vehículo con las medidas necesarias de sujeción, será fundamental.

5º Extrema la vigilancia de tu mascota cuando llegues a la nueva residencia. Es muy común que nuestras mascotas, nada más llegar al nuevo barrio, acaben extraviándose y no sepan volver a casa, debido a que buscan volver a su antiguo hogar. Los animales son territoriales, por lo que deberán de acostumbrarse poco a poco al lugar nuevo donde vamos a vivir. Es recomendable realizar paseos los primeros días con ellos para enseñarles las calles, parques y avenidas de la zona. De esta manera se aprenderán el camino a casa y evitarás que acabe perdido.

6º Extrema la precaución con los peces. Estos son de las mascotas más sensibles a los cambios, por lo que se pueden ver muy afectadas en el trayecto, tanto que les puede provocar la muerte. Para evitarlo vigila en todo momento la temperatura del agua, la luz… si no hacemos esto la mudanza puede resultar letal para ellos.

Teniendo en cuenta todas estas claves, seguro que el cambio de domicilio no supone ningún problema para tu mascota.

¿Has tenido que mudarte recientemente con tu mascota? ¿Añadirías algún consejo más a la lista? ¡Cuéntanos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here