Las chinches se han vuelto en unos insectos que preocupan a los médicos debido a la cantidad de casos que aparecen, sobretodo de las temitas “chinches de cama”. Son parásitos que se alimentan de la sangre de sus víctimas y aunque lo normal es asociarlos al ser humano, es cierto que también aparecen casos en nuestras mascotas. Sin embargo aunque las chinches de cama prefieran picar en la piel de los humanos, debido a que les resulta más sencillo atravesar esta, es cierto que también atacan a los perros y los gatos que viven en esas casas infestadas por chinches. Por esta razón, debemos extremar precauciones. Entre otras cosas porque, muchas veces, nuestras mascotas serán las portadoras de estos insecto, a los que se les suele transportar del jardín al interior de la casa. La zona más vulnerable para las picaduras de chinches en los animales domésticos, es sin duda en el vientre, ya que es en esta zona donde carece de pelo y por lo tanto les resulta más sencillo atacar.

El problema principal de este tipo de plaga, es que se reproduce de una forma extremadamente rápida. Además, son insectos tan fuertes que estando bien alimentados pueden vivir mucho tiempo sin necesidad de picar a otra víctima. Esto hace que, en algunos casos, el insecticida para matar a las chinches sea ineficaz.

¿CÓMO PROTEGER TU CASA DE LAS CHINCHES?

Si quieres proteger tu casa de las chinches uno de los mejores aliados será el aceite de cedro, unido a la prevención. Deberemos de tener cuidado y evitar dormir con la ropa con la que hemos estado en el exterior de la casa, ya que en ellas podemos transportar estos indeseados bichitos.

Presta atención a cualquier tipo de grieta y protege los bajos de la cama, ya que estos insectos no vuela, solo trepan hacia el cuerpo del humano cuya sangre caliente lo llama como reclamo.

Si teme que la mascota pueda traer chinches del exterior de la casa, evite que tu animal de compañía entre en los cuartos donde las personas de la casa descansan y mucho menos meterlos en la cama con usted, ya que esto haría que la infestación fuese asegurada. Esto pondría en riesgo a toda la familia, porque aunque la picadura de chinche no es en sí peligrosa, si es cierto que puede provocar que la víctima mordida contraiga algún tipo de enfermedad que se contagie mediante la sangre.

La mayor parte de los casos de picaduras de chinches en perros y gatos ni siquiera se detectan como tales, el dueño de la mascota acude asustado a un centro médico por una protuberancia inusual que ha aparecido en alguna zona del animal, comúnmente en el vientre por ser la zona más desprotegida de pelo y porque además es la zona que entra en contacto con el suelo. La forma de la picadura es similar  a la que la que chinche provoca en el ser humano, escuece, se puede infectar con facilidad y suele producirse más de una en la misma zona.

¿Ha sufrido alguna vez tu mascota este tipo de picadura? ¿Sabes algún otro consejo para prevenirlas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here